St. Paul's Within the Walls Episcopal Church

Posts

Bearing witness in Rome to a dynamic and living Christian faith, open to all and rejecting none.

MEDITACION DEL DOMINGO 17 DE JULIO DEL 2016

orvieto_natale1La liturgia de hoy propone a nuestra consideración dos grandes temas: la hospitalidad y la integración de la oración con el trabajo.
Para quien vive en grandes ciudades, la hospitalidad es algo distante, y esto por varias razones: en primer lugar, vivimos tan ocupados que no tenemos tiempo para compartir en familia, mucho menos con los vecinos y conocidos; y en segundo lugar, porque la inseguridad nos lleva a cerrar las puertas de nuestras casas y a evitar el trato con personas desconocidas.
Jesús conversa con sus amigos de Betania. Que estas escenas bíblicas, en las que la hospitalidad y la comunicación aparecen como valores importantes dentro de la vida social, sean ocasión para revisar nuestro estilo de vida.
Vivimos muy ocupados y siempre de prisa, poniendo así en peligro nuestra salud y sacrificando la calidad de vida, no únicamente la nuestra si no la de todos los que nos rodean. El trabajo de los padres muchas de las veces deja muy poco tiempo para compartir con los hijos y para interactuar como esposos.
Por causa del ritmo frenético de la vida, los hogares han dejado de ser lugares de encuentro donde se construye un proyecto común de vida, para convertirse en centro de prestación de servicios, donde se sirven comidas rápidas, se lava la ropa y se da dinero para atender los gastos diarios. El hogar ha dejado de ser hogar, la mesa de comedor ya no es el lugar donde se comparte en familia. El deseo desenfrenado de hacer carreara, el uso esclavizador de los medios sociales de comunicación, la ansia de poder y fama están destruyendo totalmente nuestras relaciones familiares.
El equilibrio entre la vida interior y la actividad externa ha sido expresado de diversas maneras por los grandes maestros de la vida espiritual, por ejemplo San Benito, el gran promotor de la vida monacal en Occidente resume este modelo de espiritualidad en la expresión latina “ora et labora”, lo que significa que la oración y el trabajo jamás tienen que separarse, siempre tienen que conjugarse.
¿Qué nos piden estos textos sobre la hospitalidad? Ciertamente, tenemos que reconocer que los tiempos han cambiado y que hemos pasado de una actitud de acogida a una desconfianza que invade todas las relaciones sociales. Este cambio de actitud no es gratuito, ya que es el resultado de experiencias reales que exigen ser muy cuidadosos.
Sin embargo, esta explicación no nos puede dejar tranquilos en nuestro mundo de puertas y ventanas cerradas. En el mundo actual hay dos fenómenos sociales que reclaman nuestra atención y nos piden una respuesta activa; millones de hermanos nuestros deben abandonar sus lugares de origen; unos lo hacen con el fin de tener mejores oportunidades para ellos y sus familias; otros lo han hecho porque la violencia los ha arrojado de sus tierras.
La pobreza y la violencia son los dos grandes factores que producen la migración forzada de millones de seres humanos, lo cuales carecen de los bienes básicos y que están hacinados en los campos de refugiados o en los barrios de invasión de nuestras ciudades, tales como los guasmos, los suburbios y las favelas. Se trata de un problema social de grandes proporciones. La comunidad internacional debe dar una respuesta humanitaria. Uniendo los recursos provenientes de los dineros públicos y los aportes de los ciudadanos, será posible ayudar a los emigrantes forzados por la pobreza y a los desplazados de la violencia. En nuestro mundo, el valor de la hospitalidad ha evolucionado. Solidaridad es el nuevo nombre de la hospitalidad.
Que el mensaje de hospitalidad que nos trasmite hoy la palabra contribuya a renovar el estilo de vida de nuestras familias y comunidades, de manera que sean lugares de encuentro y de comunicación. Que la conversación que sostiene Jesús con sus amigos de Betania nos estimule para buscar una integración entre la oración y el trabajo, para de esta manera no ser esclavos de los nuevos estilos de vida, si no que ser realmente libres, tratando de en ningún momento seguir el montón. Esto porque Dios te ha hecho libre, libre de elegir, elegir entre lo que te ayuda a ser un buen hijo de Dios, un buen ser humano y un buen ciudadano. AMEN.


 

Leave a Reply

You can use these HTML tags:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

  

  

  


*