St. Paul's Within the Walls Episcopal Church

Posts

Bearing witness in Rome to a dynamic and living Christian faith, open to all and rejecting none.

JUNIO 05 – DIOS LIBERA Y SALVA

paisaje04
Después de haber celebrado las Solemnidades del Señor posteriores al Tiempo Pascual tales como: Pentecostés, Santísima Trinidad y Corpus Christi, la liturgia de la Iglesia nos vuelve a introducir en los domingos en los que iremos profundizando en las grandes obras de misericordia del Hijo del Dios del amor que es compasivo, que defiende siempre a los más pobres, que cura a los enfermos y que es amigo de los que viven más excluidos social y religiosamente.
En la primera lectura, hemos visto como Elías es capaz de orar con una fe y una esperanza muy grandes, para que el hijo de aquella mujer que le ha acogido en su casa, también viuda, recupere la salud. Y así ocurre. Y Jesús es más que Elías, Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios vivo. Por eso, se dirige a ese joven y le dice: “¡Muchacho, a ti te lo digo, levántate!”.
Son palabras contundentes, llenas de fuerza, llenas de vida, llenas del Espíritu de Dios. Aquel joven se levanta y empieza a hablar. Todas las personas que estaban allí, los discípulos que iban con Jesús, la gente que le seguía, los paisanos del pueblo que acompañaban el sepelio… se quedan admirados y dan gloria a Dios. ¿Qué palabras diría aquel muchacho? ¿Qué podríamos decir nosotros ante un acontecimiento así? Quizás nos ayuden las palabras del Salmista, cuando dice:
“Te ensalzaré, Señor, porque me has librado.
Sacaste mi vida del abismo y me hiciste revivir cuando bajaba a la fosa.
Cambiaste mi luto en danzas. Señor, Dios mío, te daré gracias por siempre”.
Y es que Jesús viene a mostrarnos a un Dios que está cerca de los que sufren, a un Dios que no quiere el sufrimiento, ni la muerte, sino la felicidad y la vida. Y que cuando la vida se pone cuesta arriba, nos da las fuerzas necesarias para seguir caminando tras sus huellas. Aquella mujer está viviendo una situación difícil, extrema. Sus paisanos la acompañan. Todo el pueblo se ha volcado en el dolor de aquella mujer.
Las primeras palabras que Jesús le dirige a aquella mujer son “no llores”. En otro pasaje, delante de la tumba de su amigo Lázaro, le dirá a su hermana: “Yo soy la resurrección y la vida”. Y a sus discípulos, antes de su muerte, les dirá: “Que no tiemble vuestro corazón, tened fe”. Son palabras consoladoras y llenas de la esperanza.
Jesús se solidariza con el sufrimiento de la gente, especialmente de los más pobres y desvalidos. Jesús es el rostro de un Dios que está al lado de los que sufren. Jesús nos trae la Buena Noticia de un Dios que nos ama con infinito amor. Seguramente nosotros tenemos muchas cosas que agradecerle a Dios. Por eso necesitamos venir a la Eucaristía, que no es otra cosa que una gran Acción de Gracias. En ella descubrimos que ese mismo Jesús se acerca a nosotros y nos envía para que sigamos anunciando con valentía el Dios de la misericordia. Y cada vez que comemos de este Pan, nos comprometemos a identificarnos más y más a Aquel al que recibimos, que se hizo “pan” para todos, y que con su muerte y resurrección nos ha librado del peor de los destinos, por eso le ensalzamos con nuestras alabanzas y con nuestra vida.
Dios libera y salva, esta es la gran noticia que tenemos que divulgar. Los primeros versículos del evangelio de hoy giran en torno a la madre viuda. La muerte de su hijo es, en realidad, su propia muerte: ella seguramente será, sujeto de compasión y de limosna, pero con la muerte de su hijo, carecerá de identidad; sin su hijo varón no es nadie. Por eso, el Evangelio de Hoy no se centra en el milagro físico, sino en la viuda. Cuando recalca al final diciendo: “y se lo entregó a su madre”, Lucas no quiere indicar simplemente un delicado gesto humanitario de Jesús; su intencionalidad es más profunda: Jesús restituye y hace posible la identidad personal que los ordenamientos humanos imposibilitan y a veces niegan.
El verdadero Reino de Dios, está en el nuevo ordenamiento humano que Jesús trae de parte de Dios. Dios libera y salva, esta es la gran noticia que tenemos que experimentar en nuestras vidas y difundir con nuestro ejemplo. ¡AMEN!


 

 

Leave a Reply

You can use these HTML tags:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>